Saltar al contenido

Como Hacer Para No Morderse Las Uñas

octubre 5, 2022

Sería conveniente que masticaras chicles o pastillas de menta toda vez que sientas un deseo incontrolable por morderte las uñas. Primero, debes identificar las situaciones que activen tu hábito de comerte las uñas como acariciar, tocar, palpar, frotar o rascar las uñas, lo cual te lleva directamente a metértelas en la boca. Se considera que las manos reflejan la salud y seguridad de la persona. Por tanto, comerse las uñas podría tener implicaciones de salud, emocionales y sociales.

como hacer para no morderse las uñas

Primero, vuelca dos cucharaditas de valeriana en una taza con agua hirviendo, tapa y deja refrescar. Es un calmante natural que dejará de lado la ansiedad y el estrés, causante de este mal hábito. Realizar autocrítica sobre el estado de las uñas (están feas, quedan horribles, los dedos están deformados, no puedo pintarme como me agradaría, me da vergüenza mostrar mis manos, etc).

¿Por Qué Hay Personas Que No Dejan De Comerse Las Uñas?

O en el momento en que se quedaban relajados en una cómoda hamaca en la playa . Morderse las uñas es un hábito que puede desaparecer en la fase adulta, pero puede regresar en estados de ansiedad y estrés. Con fuerza de intención y los consejos que has aprendido, seguro que próximamente lucirás unas uñas perfectas.

como hacer para no morderse las uñas

No obstante, este horrible hábito puede deberse a razones mucho más profundas de tipo psicológico y con frecuencia es un indicador de algún trauma ocurrido a lo largo de la niñez. Singularmente si estamos en una época fría, los guantes tienen la posibilidad de ser unos buenos aliados para evitar que te muerdas las uñas y sobrepasar la onicofagia; además, conseguirás tener las manos protegidas del frío y de los causantes externos. Puedes pegarte unas uñas postizas, tanto en casa con las decenas de kits que hay, o acudir a un profesional y que escoja las mucho más correctas para ti (de gel, de porcelana…). Estas uñas postizas taparán tu uña destrozada y también impedirán que vuelvas a llegar hasta ella para morderla. Si todos estos elementos disuasivos y sustitutorios no surten efecto a largo plazo, puede que sea el instante de trabajar con un terapeuta experto en ediciones de accionar. Este profesional te va a ayudar a reforzar en lo que te causa esa necesidad de morder, y trabajar contigo para desarrollar una solución personalizada para dejar de hacerlo finalmente.

​10 Trucos Para Dejar De Morderse Las Uñas (onicofagia)

Más tarde, aplícalo en las uñas hasta el momento en que se seque. Toda vez que introduzcas tus uñas en la boca te sobrevendrá un sabor muy amargo y desagradable que con seguridad te quitará las ganas de volver a llevarlo a cabo. Además, el Aloe Vera tiene propiedades antibacterianas y cicatrizantes, con lo que es perfecto para eludir infecciones debido a las heridas por morderte las uñas y a apresurar el desarrollo de regeneración de estas. Tener la boca ocupada masticando raíz de regaliz es una buena medida para combatir el hábito de morderte las uñas.

como hacer para no morderse las uñas

Algunos expertos en la materia proponen que el hábito de comerse las uñas puede originarse a lo largo de la niñez mucho más temprana, los bebés y los niños pequeños tienen la práctica de llevarse los dedos a la boca. Morderse las uñas no está considerado como una enfermedad sino como una nosología sicológica, que, si se convierte en un hábito irreprimible y compulsivo, debe tratarse médicamente. Hay en las farmacias y herboristerías unos esmaltes destacables con un gusto completamente desagradable. Toda vez que tengas la tentación de morderte las uñas, su gusto va a hacer que te lo pienses dos veces y, de esta manera, progresivamente se te van a ir desvaneciendo los deseos. Aplica este esmalte transparente diariamente y, una vez a la semana, quítatelo con tu quitaesmaltes frecuente y regresa a comenzar hasta que la onicofagia desaparezca. Sea como fuere, comerse las uñas es un hábito feo que, con algo de paciencia y ciertos trucos, se puede eliminar.

“El daño mucho más recurrente ocurre en la lámina ungueal, que se vuelve mucho más frágil, quebradiza y acortada”, apunta el dermatólogo. “Asimismo puede perder coloración, tornarse de área más rugosa o enseñar hemorragias y hematomas bajo ella. En cuanto a la piel circundante, pueden desencadenarse infecciones por la penetración de bacterias por la superficie dañada, ocasionando la inflamación del pliegue ungueal que puede ser muy dolorosa y producir una secreción purulenta. En ocasiones este proceso necesita tratamiento antibiótico oral y drenar la región con un bisturí para extraer la pus.

“Una vez detectado, va a ser preceptiva la valoración por un especialista en psicología o psiquiatría para realizar un régimen que prevenga las recaídas del desarrollo y que concurran otros trastornos similares”. La verdad es que no es extraño, pero tampoco entendemos con certeza cuánta gente lo hace. “Hasta la fecha, muy pocos estudios han sido capaces de agarrar la prevalencia de la inclinación a morderse las uñas tanto en población general como en niños”, dice el doctor Martín Carrasco.

De ahí que uno de los trucos más usados para dejar de hacerlo sea convertir esta experiencia “agradable” en “horrible”. Como emplear un esmalte de uñas de gusto amargo o llevar a cabo una mezcla casera con salsa picante o esencia de ajo para que toda vez que nos llevemos los dedos a la boca recordemos, con disgusto, que no debemos hacerlo. Según los psiquiatras, morderse las uñas es sencillamente una manera de calmarse. El acto reflejo de llevarse las uñas a la boca da una sensación de alivio instantáneo. Cuando nos mordemos las uñas, liberamos neurotransmisores en nuestro entendimiento que nos hacen sentir bien.