Saltar al contenido

Cuando Los Niños Se Comen Las Uñas

octubre 6, 2022

A veces, los pequeños empiezan a comerse las uñas porque otros amigos suyos lo hacen o por el hecho de que se aburren, incluso por curiosidad. Sin embargo, el inconveniente no es tanto que comiencen a realizar esto, sino que lo mantengan en el tiempo. Frecuentemente el miedo a confrontar a situaciones difíciles en la escuela, la pérdida de un ser querido, situaciones donde prima la crueldad, vejaciones o alguna catástrofe familiar, pueden ser el origen de este accionar. Otro remedio para dejar de comerse las uñas es apretar una pelota blanda terapéutica que rebajara el agobio y la angustia. No olvides que tu hijo no es el único, se estima que aproximadamente entre el 40 y el 45 por ciento de los menores de edad se muerden las uñas y la mayor parte superan esta práctica con la edad.

cuando los niños se comen las uñas

Hasta conocer o reconocer exactamente en qué ocasiones lo realiza, no tienes que recriminarlo, ése es un hábito inconsciente tan igual que un tic nervioso. Castigarlo por este motivo o recriminarlo, instándolo a que deje de llevarlo a cabo, no te servirá de bastante, mucho más bien conseguirás que se vuelva un niño inseguro por los reproches. Varios padres por la premura de hacer que sus hijos no se coman las uñas, le gritan, amenazan, regañan y hasta los abochornan por su comportamiento, haciendo que el niño se reprima y lo realice con una mayor frecuencia. Es necesario identificar exactamente en qué situaciones el niño se muerde las uñas.

Foca De Plastilina Manualidades Para Pequeños

Puede aparecer derivado del estrés, por un acontecimiento concreto o tener otros desencadenantes. Es importante asistir a un profesional que logre realizar un rastreo conveniente de los pequeños que padecen TOC y que lo están manifestando mordiéndose las uñas. Por lo general son niños y pequeñas que en una actitud aparentemente natural o en situación de agobio están mordiéndose las uñas o sacándose pellejitos de los dedos, al radical de lastimarse seriamente. Aplicar aceites amargos en las uñas (aceite de árbol de té o el aceite de neem).

En tal caso debemos enfocarnos asimismo en corregir el hábito del adulto. Otra de las recomendaciones hace foco en la adquisición de un pequeño esmalte transparente que se pone sobre las uñas y que tiene un sabor amargo. Cuando el niño instintivamente se lleva la mano a la boca para morder sus uñas, automáticamente siente ese gusto amargo rechazando de esta manera, morder sus uñas.

Onicofagia Infantil 8 Consejos A Fin De Que No Se Muerda Las Uñas

Estar comunicado con sus hijos, conversar con ellos a fin de saber por qué lo hacen y acudir a un profesional va a ayudar a supervisar y erradicar este mal hábito en ellos. La onicofagia no es una enfermedad ni un trastorno psicológico, es el mal hábito de comerse las uñas, y se da sobre todo a lo largo de la niñez y la adolescencia. Por lo tanto es probable que si ellos se muerden las uñas, lo hagan porque están imitando a algún adulto próximo a ellos que tiene este hábito.

cuando los niños se comen las uñas

En la mayor parte de los casos, a lo largo del desarrollo tiende a ocultar este mal hábito, pero si se mantiene en el tiempo puede llevar al niño a sufrir trastornos apremiantes entre las secuelas más graves. Los pequeños desarrollan malos hábitos más que nada entre los 3 y 6 años. Las causas son variadas, pero en esta ocasión deseamos instruirte sobre el por qué y de qué forma evitarlo. Si bien en la mayoría de las situaciones la onicofagia desaparece con la edad, es importante que el niño no persista en esta mala costumbre porque tiene sus riesgos. Además de las visibles lesiones en los dedos, comerse las uñas puede provocar infecciones en las encías, dañar el desarrollo de los dientes, favorecer la aparición de verrugas y producir inconvenientes de autoestima por cuestiones estéticas. Porque aunque comerse las uñas resulte un gesto de lo mucho más frecuente, tiene secuelas negativas sobre el avance del niño, sobre su salud bucodental y sobre su autovaloración.

Malos Hábitos Y Tics En Los Niños Consejos De Eduard Estivill

Puede ser por causas psicológicas, donde priman sentimientos de ansiedad, angustia, nerviosismo, estrés, frustración, aburrimiento, incertidumbre, entre otros muchos. Pueden aparecer asimismo de la nada o como respuesta a un hecho traumático. Como los niños se llevan los dedos a la boca, los huevos de los parásitos tengan la posibilidad de ingresar tras depositarse bajo sus uñas al estar en contacto con superficies como la tierra. Estas lesiones son dolorosas, arden y se curan transcurrido un tiempo, en ciertos casos se precisa tratamiento. Las consecuencias son variadas, desde debilitamiento de las uñas, ardor, sangrado, hasta trastorno obsesivo-compulsivo. Explícale que este hábito le perjudica pues aparte de provocarle lesiones e infecciones en los dedos, los dientes incisivos se desgastan y da apariencia negativa.

Otras de las recomendaciones es que los pequeños realicen actividades manuales, por poner un ejemplo el uso de plastilina, la construcción o elaboración de manualidades . La primera cosa que debemos hacer es identificar la causa, esto es, si es por angustia, lo primero es tratar de calmar cambiando la situación que le preocupa. Si no hay otro síntoma de ansiedad, es recomendable el uso del refuerzo positivo, si lo hace antes de dormir, es recomendable darle algún juguete, o ignoraron si lo hace para llamar la atención. De ninguna forma es efectivo regañarlo o evidenciando su comportamiento con sus amigos o familiares, con esto solo vamos a tener un accionar negativo.

¿Por Qué Se Empiezan A Comer Las Uñas Los Pequeños? ¿qué Hay Detrás De La Onicofagia?

En el momento en que llegan a cierta edad varios pequeños toman por costumbrecomerse las uñas, en primer medida tenemos que reconocer que no es nada del otro planeta, y que de hecho es bastante normal que lo hagan. Generalmente los pequeños comienzan a comerse las uñas a los cuatro o cinco años de edad. Es verdad que este hábito puede ocultar y, en verdad, lo mucho más probable es que lo haga hasta la edad adulta. No obstante, los problemas que puede conllevar para la salud de los pequeños es lo que hace importante su detección temprana.