Saltar al contenido

Remedios Para Que Un Niño No Se Muerda Las Uñas

octubre 8, 2022

En ningún caso, tus datos van a ser transferidos a terceros sin tu autorización. Si deseas leer mucho más productos parecidos a Cómo lograr que mi hijo no se muerda las uñas, te recomendamos que ingreses en nuestra categoría de Ser padre y madre. Este cibersitio proporciona información general con propósito educativo solamente. Cualquier preocupación específica o problema médico, tuyo o de tus hijos, necesita una solicitud con tu doctor u otro profesional de la salud.

Mientras tengan las manos ocupadas, desviarás su atención de las uñas. Por imitación es cuando el pequeño aprendió esta manía de un adulto cercano, sean los progenitores o algún otro miembro de la familia. Por ansiedad puede ocurrir por el hecho de que el pequeño se siente angustiado por algo y trata de relajarse con el mal hábito. Quizás ya no prosiga ansioso pero probablemente la manía esté arraigada y de ahí que lo prosiga realizando. Utilizar aceites amargos en las uñas (aceite de árbol de té o el aceite de neem).

¿Por Qué Se Genera La Onicofagia? ¿cuales Son Las Causas De La Onicofagia?

Lo más esencial es hacerle entender que es un hábito inquieto, intentar ayudarle y colaborar en la búsqueda de resoluciones, para que el desarrollo sea lo menos estresante posible. Si es ansiedad hay que saber qué le causaba esa situación para evitarla. Si el niño está intranquilo, hay que trabajar con él a fin de que recupere su felicidad y autoestima de manera progresiva.

De forma frecuente, los padres están persuadidos de que sus hijos se muerden las uñas para llamar la atención, pero este no es el caso. En la mayor parte de los casos, lo hacen inconscientemente. Por este motivo, carece de sentido regañarlos o castigarlos si prosiguen haciéndolo por más que le digamos que paren. Además, hemos de tener asimismo en cuenta que, en la mayoría de las situaciones, comerse las uñas es homónimo de agobio o ansiedad.

Es Importante Charlar Con Ellos, Hablar Y Tratar De Explicarles Por Qué Esta Práctica Es Perjudicial Para Su Salud

Si sientes que la situación es extrema y que está ocasionando inconvenientes en la calidad de vida del niño, es fundamental que acudas con él a un psicólogo. Un niño que tiene las manos ocupadas realizando una manualidad o armando un puzzles tiene menos posibilidades de llevar las manos a su boca. De nuevo, recuerda que el hecho de que el niño se muerda es una manía nerviosa. Se creará más tensión y malestar, lo que redundará en la intensificación del hábito.

Esto es las uñas pueden encarnarse, deformarse, promover el desarrollo de padrastros, verrugas, deformación de la cutícula, incluso aparecer problemas bucodentales, etc. Nunca uses el castigo cuando veas que tu hijo se muerde las uñas, considera que es un acto frecuentemente inconsciente, y que a veces no tienen la posibilidad de supervisar. Si le regañas solo vas a hacer que se ponga más tenso, y que repita esa conducta constantemente. Puedes comenzar a solicitarle pequeños progresos como que se deje medrar una uña y recompensarle en el momento en que lo consiga y de esta manera de a poco hasta las diez uñas.

Muchos son los pequeños que a una edad cercana a la adolescencia comienzan a comerse las uñas. Un hábito que debemos procurar corregir de inmediato si no queremos que se concluya convirtiendo en un auténtico problema. Observemos entonces ahora, de qué forma evitar que los niños se muerdan las uñas. Brindarle al niño alternativas para que siempre tenga las manos ocupadas. Sin embargo el problema no radica en sus manos, sino más bien en su boca y en su ansiedad. Por esta razón tienen la posibilidad de notar que ellos, al privarse morder sus uñas empiezan por servirnos de un ejemplo alimentándose más.

remedios para que un niño no se muerda las uñas

Se puede detallar una keyword o un toque en el hombro. Esta “contraseña” acordada entre los 2 para utilizar cuando se esté mordiendo las uñas es una suerte de juego que le ayudará a ser consciente de lo que está haciendo. Tu observación debe estar acompañada también de lo que te afirme el niño. Procura averiguar cuál es el motivo de su preocupación o angustia y trata de ayudarle y apoyarle.

Si identificas la raíz de la onicofagia de tu hijo en una cuestión inquieta o de ansiedad, puedes probar a llevar a cabo con él ejercicios de meditación o relajación. Plantéaselo como un juego, a fin de que no note tu preocupación, y quizás logres desviar su atención de las uñas. Poco a poco, alértale en el momento en que ocurra, intentando de no reprocharle nada si no de hacerle consciente, y felicítale por sus adelantos, para no avivar la ansiedad que siente. Si la conducta está muy arraigada, podéis pactar un premio para cuando tenga las uñas largas.